952 613 492

La Quiropráctica2021-11-19T18:30:59+00:00

La Quiropráctica

Tratamientos de las vértebras y otras articulaciones del cuerpo humano los ha habido desde hace miles de años. Se han encontrado imágenes de tratamientos manipulativos de la columna vertebral tanto de los antiguos griegos como de los antiguos egipcios.

No fue sin embargo hasta 1895 que la Quiropráctica fue definida como profesión. Todo esto por D. D. Palmer y luego pulido por su hijo B. J. Palmer. La profesión de Quiropráctico es ahora la tercera profesión sanitaria más numerosa después de la profesión Médica y la Odontología.

El órgano que manda en todos procesos del cuerpo humano es el sistema nervioso central, controlando, iniciando, modificando o parando todos los procesos necesarios para un funcionamiento perfecto del cuerpo. El Sistema Nervioso Central esta protegido por el cráneo y los huesos de la columna vertebral. Los nervios transcurren por aperturas entre las 28 vértebras del cuerpo y los orificios del cráneo. En la columna vertebral los nervios tienen los discos y las articulaciones de la columna vertebral como vecinos.  En condiciones normales esto funciona muy bien pero, por problemas del disco, condiciones de los articulaciones de las vertebras o por problemas de mal movimiento de las vertebras, el nervio puede sufrir. Esto se ve a menudo en afecciones como, por ejemplo, ciática y hernias de discos a la largo de la columna vertebral etc.

Esto es para un Quiropráctico el «Complejo de Subluxación Vertebral», que es lo que trata realmente el Quiropráctico y no la hernia de disco que tiene el paciente, ni la ciática, ni sus dolores de la cabeza.

Desde sus inicios, la Quiropráctica, ha llegado lejos y actualmente existe preparación académico superior universitaria por todo el mundo, incluso en España. Ha sido reconocida por organizaciones mundiales de la salud y ahora también forma parte del sistema de la seguridad social de varios estados de la Comunidad Europea.

Afecciones comunes

Que opinan nuestros pacientes

«…Ya puedo realizar, sin miedo, muchos movimientos que para mí eran un calvario de realizarlos por culpa del dolor y noto día a día una mejoría notable. La verdad es una muy buena experiencia ya que de no poder apenas moverme puedo hacer mi vida casi normal…»

Cristina Sánchez

«…Después de unos meses de tratamiento, aquí me tenéis, en la cima del mítico Tourmalet. Un bonito sueño cumplido. Ahora las lumbalgias no pasan de ligeras molestias cuando hago muchos excesos. No es magia, es conocimiento ¡Gracias Christian

Fran

«…Empecé mi tratamiento y hoy en día puedo hacer una vida absolutamente normal. Actualmente y a la semana de empezar el tratamiento ya no necesité tomar ninguna medicina...»

Elena
Ver testimonios
Ir a Arriba